Dulce Italia

dulces Acqua AltaExisten muchos postres y dulces italianos, los gelati o helados, cannoli, el zucotto, la pastiera, las crostatas o la zuppa inglesa, por citar algunos.

Vamos a endulzarnos la boca y hablemos de algunos de ellos;

La panacota o panna cotta significa nata cocida, es un postre típico del Piamonte que se elabora incorporando gelatina a una mezcla de leche, nata y azúcar al que se añaden mermeladas rojas o frutas frescas. También se puede hacer con caramelo, con vainilla o incluso añadiendo licor para aportar variantes. Tiene un sabor muy suave, textura es similar a un flan y se toma frío.

El tiramisú es un postre frío tipo tarta que se elabora alternando capas de bizcocho bañado en café, y capas de crema de queso mascarpone batido con claras a punto de nieve o huevos batidos con azúcar y que se suele rematar con una capa de cacao en polvo espolvoreado. Es conveniente hacerlo de un día para otro para que los sabores se asienten y los ingredientes sólidos puedan absorber parte de la humedad de los ingredientes batidos. En algunas ocasiones se añade licor Amaretto al café.

Cannoli, es un dulce típico de la isla de Sicilia. Consiste en una masa con forma de tubo rellena de una crema ligera de ricotta batida con azúcar. Habitualmente, los cannoli se decoran poniendo algún ingrediente extra en los extremos, como chocolate, pistachos o mermeladas.

La zuppa inglese no es una sopa sino un dulce antiguo elaborado con un bizcocho ligeramente empapado en licor y cubierto con una crema pastelera. Este postre se da en Bolonia, Reggio Emilia y la Ferrara aunque su fama ha hecho que se extienda por toda Italia.

El panettone, el postre navideño tradicional de Milán, es un bollo elaborado con una masa de tipo brioche. Se utilizan también pasas y frutas confitadas y es característica su forma de bóveda o cúpula. Existe una leyenda sobre este dulce, dice que un joven llamado Toni hizo un pan para su amada y tan rico estaba que la gente acudía buscando el pan de Toni de donde le vino el nombre. Otra historia dice que en una comida que brindaba Ludovico el Moro, se estropeó el postre y un lavaplatos llamado Antonio ofreció hornear un pan con las sobras de fruta y mantequilla para solucionarlo. El Pane de Toni triunfó en aquella cena, pasando a la posteridad.

Existen muchos más postres y dulces tradicionales italianos como el Pandoro, las galletas Amaretti, las Crostattas, las Genovesas, el Zucotto o los clásicos merengues italianos.